Sitio NO oficial de publicación independiente

Club Fútbol Basquet Handball Futsal Voley Polideportivo Foro Ferrobook

Buenos Aires -

06-05-2021 FúTBOL

Para usted, Maestro
Compartir Facebook Compartir Twitter

Hoy recibimos uno de los golpes más duros que podíamos recibir. El fallecimiento de Carlos Timoteo Griguol es una de esas noticias que no estábamos preparados para afrontar. Ni como periodistas partidarios, ni mucho menos como hinchas de Ferro. Porque nuestros días más felices fueron con él, porque no nos van a alcanzar los días para agradecerle todo lo que nos dio.

Desde su llegada al club, allá por el año ´80 luego de su paso por Kimberley, nada volvió a ser igual para nosotros. Con tiempo y un grupo de dirigentes que confió en su trabajo, el Viejo se dio el lujo de armar los cimientos, de lo que fue el mejor Ferro de toda nuestra historia. Un tipo adelantado para su época, que nunca mezquinó esfuerzos, con esa capacidad única de lograr potenciar los atributos que tenía su equipo, en poco tiempo se encargó de ser protagonista de nuestro fútbol.

Sin límites para la innovación, fue capaz de imponer su particular estilo, desde las pretemporadas agotadoras en las sierras de su Córdoba natal, suprimir sin dudarlo las concentraciones ya habituales en este deporte, y hasta de robarle conceptos de básquet a su amigo y fiel cómplice León Najnudel, para inventar nuevas formas de atacar. Por eso construyó un equipo incansable desde lo físico, un grupo humano basado en la responsabilidad mutua, y un ataque inédito para aquellos días. Aunque algunos tristes y grises detractores, le dijeran "defensivo". Justo a él.

Amado por los suyos y también admirado por el resto, el Viejo fue un ejemplo: de nobleza, de sacrificio, de trabajo. Peleador siempre de las batallas correctas, enemigo de las injusticias, no dudó en plantarse con irreverencia frente a los poderosos cagatintas, a los que les arruinaba el negocio con cada triunfo. "El Campeón soy yo" les dijo en la cara y nos conquistó a todos. Y el fútbol argentino no tuvo otra opción más que rendirse a los pies de su Ferro Perfecto. Nunca se lo perdonaron, y a pesar de los arduos intentos por denostarlo, la historia se encargó de subirlo hasta lo más alto.

Y ganó. Les ganó a todos: a los rivales encumbrados y a los árbitros ensobrados. No hubo clubes grandes, ni partidos chivos, que se interpusieran entre Timoteo y la gloria. Y salió campeón. Nos sacó campeón, haciéndonos tocar el cielo con las manos, regalándonos la posibilidad inédita de mirar al resto desde arriba, como nunca antes. Invicto, su equipo fue imbatible, con una defensa infranqueable, un orden sostenido en el convencimiento ciego que generaba en sus jugadores, y una delantera que arrasaba. Nos obsequió la gloria, nos dio esas dos estrellas que llevamos con orgullo en el pecho, pero además nos dio mucho más.

Nos vistió con una identidad, un estilo de entender, una forma de vivir, distinta, única, que vale mucho más que los campeonatos. Solo los que somos de Ferro entendemos todo los que nos dio, en quienes nos convirtió con sus enseñanzas, que nos duran hasta hoy. Porque con su marcada docencia, Timoteo no solo potenció a sus jugadores dentro de la cancha, sino que también los formó como seres humanos. Porque más allá de explicarle conceptos sobre la táctica, de cómo marcar a sus rivales, se guardaba un tiempo para aconsejarlos como personas, sobre la importancia de estudiar o cuidar sus ahorros. Es por ese motivo que, de los jugadores que dirigió en toda su carrera, no hay ninguno que no se detenga un rato a recordarlo, a modo de agradecimiento.

Y cuando decidió colgar su clásica boina de entrenador, cada visita suya era con alegría. No hubo día, tarde, o noche en la que su presencia no fuera un motivo para aplaudirlo, para cantarle, para agradecerle. Caballito fue y será siempre su casa, en donde él fue feliz, vitoreado hasta la afonía, bajo una lluvia de incansables aplausos, abrazado infinitamente por miles de tipos a los que también hizo feliz. Ningún homenaje, ni el oficial de la estatua en la sede, ni el callejero pintado por los hinchas en las paredes del barrio, alcanzó para demostrarle al Viejo, lo imprescindible de su existencia.

Como podemos, con la tristeza a flor de piel, abrazamos a toda la familia Verdolaga, que ya comienza a extrañarlo. Y levantamos sus banderas, como lo hicimos siempre, para que nunca pero nunca, nadie cometa el imperdonable descuido de olvidarse, ni siquiera un rato, de Carlos Timoteo Griguol. Su legado será eterno, y tendremos la obligación de transmitir sus enseñanzas a nuestros hijos, y de que su figura sea, día tras día, aún más grande.

Por: Pablo Rangugni (@pablodeverde).
Foto: Pablo Miranda (@mirandapablo75) (Nro. 2).

Hacer click en la foto para mostrar más imágenes

ver todas las noticias


Próxima Fecha (Primera Nacional 2021, Zona "B", 12° Fecha)
Partido: San Martín (San Juan) - Ferro Carril Oeste
Día y Hora: Jueves 17/6, 15.30 hs.
Cancha: San Martín (San Juan) (Hilario Sánchez)
Arbitro: Nazareno Arasa
Televisión: TyC Sports Play (streaming) Click acá
Observaciones: A puertas cerradas

"El Show de Ferro" por Radio Trend Topic Martes 20 hs. por YouTube
1982:
Con tres goles de Juárez y otro en contra, Ferro iguala 4 a 4 con Talleres en Cordoba y logra el pase a la final del Nacional. El “Negro” fue el goleador del torneo con 22 tantos.